Aula de Estudio Dirigido

El estudio dirigido es “Un plan de trabajo o técnica para guiar al alumno en los métodos de estudio y de pensamiento reflexivo” (González Diego).

Nuestro método de Estudio Dirigido consiste en hacer que el alumno, estudie diariamente una o varias asignaturas, con la extensión y profundidad necesarias para superar los exámenes de cada asignatura.

Objetivos:

  • Enseñar al alumno a aprender por si mismo con mínima orientación del docente y practicar la autonomía.
  • Estimular su pensamiento reflexivo, su capacidad de síntesis, comprensión, resumen, determinación de conceptos, resolución de problemas, análisis, etc.
  • Sacar al alumno de la pasividad
  • Ejercitarlo en el uso de herramientas y técnicas de estudio.
  • Favorecer el trabajo de los alumnos, dado que cada uno estudia con su propio ritmo.

Duración

Aula de estudioEl estudio dirigido como método de enseñanza,tiene lugar en un aula adapatada a tal efecto y dentro del horario extra-escolar.

Las sesiones incluyen clases dobles, es decir dos clases seguidas de 55 min. con un intervalo de descanso de 10 min., de manera que haya mas posibilidades de aplicar el método, que requiere por lo menos de 90 a 120 minutos de trabajo diario.

Metodología

Nuestro método de estudio dirigido se desarrolla en grupos reducidos – máx. 8 alumnos -, tiene lugar en nuestras aulas  y con presencia de un Profesor-tutor que supervisa la sesión e informa semanalmente a los padres del trabajo realizado y el trabajo que ha quedado pendiente.

En nuestras aulas los alumnos trabajan siguiendo los contenidos, el ritmo y los materiales específicos del centro en el que cursa estudios.

Durante las sesiones de Estudio Dirigido, el alumno estudia de forma individual, preparando las tareas y trabajos que le han sido encomendados en clase por sus profesores titulares y que deben estar reflejadas en la agenda de cada alumno.

Los alumnos, cuando entran en el Aula, entregan a su profesor la agenda escolar. El profesor realiza una distribución realista del trabajo diario a realizar por cada alumno, priorizando el trabajo en aquellas materias que requieren de un refuerzo personalizado.

Una vez identificado el trabajo a realizar, cada alumno se pone a trabajar en silencio, sabiendo que , en caso de presentarse dificultades que no sean capaces de resolver por ellos mismos, podrán solicitar la ayuda del  profesor que los ayudara individualmente, no resolviendo la dificultad, sino señalando caminos que lleven a superarla.

A medida que el alumno finaliza las tareas programadas en cada asignatura, el profesor comprueba que efectivamente se han realizado de forma correcta. Al finalizar la semana, el profesor redacta un informe en el que comunica a los padres el trabajo realizado en clase y las tareas que han quedado pendientes de terminar, si las hubiera.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies